palabras privadas

HABLA CIRCE


De nada me sirvió
contarle mil historias
al oído,
arroparle como a un niño,
hacer danzar el viento ante sus ojos.
De nada me sirvió grabar su nombre
en las columnas áureas de palacio.
De nada me sirvió
quererle tanto.
Pues has vencido.
Tú, la mortal,
la de sobras conocida,
la de la larga espera.
Y yo,
La Diosa,
la de la belleza eterna,
la de la sutil palabra,
la de los ojos profundos como lagos,
quedo derrotada,
hincadas mis rodillas
en la arena,
deshaciéndome
en conjuros inservibles y rabiosos,
observando
cómo parte en su navío él,
objeto de mi furia y mi desdicha,
eslabón perdido de mis sueños,
él,
el de la astuta mirada.
Parte…
sin mirar atrás por un momento,
convirtiéndome en despojo,
en absurdo cuento para niños,
en un escollo más
en su regreso a casa.



Marta Uma Blanco
Pintura de W.Waterhouse Circe Invidiosa

6 comentarios:

miguel dijo...

Qué es el amor para ti? hoy de alguna manera, creo que otro trocito de mi corazón se ha ido al suelo. De alguna manera siento que poquito a poco me amargo a veces por dentro. Idealizo el amor mágico, el amor de cuento que lo llamo yo. Lo magnifico y lo ensalzo y sobre ello escribo, y sueño y resueño mil veces con ello... mientras poquito a poco en mi vida privada me siento más y más sólo, siento ese sentimiento cada vez menos a mi alcance, por mi culpa o por la de la vida en general. Si, hoy me siento como Circe, resignada al igual que Calypso... dejad marchar a Odiseo, el mundo recordará su viaje mientras vosotras os ahogais en llanto...

Marta Uma Blanco dijo...

Ay, pues así me pillas de repente y no sé bien qué contestarte. Mejor te contestaré lo que es el amor para Circe: una gran desilusión, una derrota, un sueño magullado, un sentimiento de abandono y rabia...
Pero recuerda lo que fue el amor para la dulce Eurídice, un destello que ciega, agua que colma la sed, ternura de brote.
Suele pasar a los poetas que soñamos lo que vemos y luego exigimos -aunque sólo sea para nuestros adentros- que la realidad se ajuste a nuestro sueño. Y no es justo.Y además sufrimos.
No estés triste, poeta.
Un abrazo
Marta U.

miguel dijo...

Marta no habia leido tu contestación a este mensaje que publiqué después de mi último desastre amoroso. Gracias por tu comprensión. Creo que no te molestará, he publicado tu escrito de Circe en esta página. http://aescribir.mundoforo.com/viewforum.php?f=11&sid=0709c7004367d4e8a06669fffbccaa46.
Creo que tienes escritos muy buenos y que seria bonito que la gente los conociera, si te molesta dímelo que lo retiro (aunque espero que no). Un abrazo poetisa.

Miguel

Marta Uma Blanco dijo...

¡Miguel! Hola, espero que tu corazón se haya desmagullado. Claro que no me importa que hayas colgado un poema mío en la página que dices, todo lo contrario, me halaga profundamente. Muchas gracias.
Un abrazo
Marta Uma

miguel dijo...

Deberias animarte a poner cosas tuyas en la página esta (o una página parecida) a mi me parece que tienes mucho que compartir y siempre es bonito dar a conocer lo tuyo. Por cierto tienes que enseñarme como has puesto la música en tu blog!!! un abrazo Miguel

P.D mi corazón magullado sigue ahí, una vez leí que los corazones no se rompen tan solo se doblan ;)

Rafa León dijo...

Si esa derrota ya es dura y amaga para una diosa, mucho más lo es para los simples -o muy complicados- mortales, cuando nos sentimos como Circe y vencidos no ya por unas manos afanadas en un telar, sino por la nada.

Un abrazo.