palabras privadas

Soñando con las palabras que el Sol le dedicó a Leucótoe.


Porque eras dulce,
como la savia en el otoño,
te seguí.

Porque al hacerlo
mi pequeña vida
de Dios predestinado
a recorrer el cielo
quebró el aburrimiento
de tener un rumbo fijo.

Porque de tus mejillas,
-oscuras como granas
cuando me miraste-,
recogí el valor
para enfrentarme
a lo que siento.

Porque eres niña
y me recuerdas
que yo una vez
también temí,
-los labios temblorosos,
el corazón hambriento-,
la suavidad del primer beso.

Porque tus cabellos me devuelven
la luz
multiplicada.

Porque a pesar de iluminar el mundo
mi corazón se torna oscuro
si te escondes.

Por todo eso
y mucho más,
yo

te deseo.
Marta Uma Blanco
Pintura de J. William Waterhouse

14 comentarios:

MAYA dijo...

Hermoso mi querida Marta, una poesía marvillosa para la bella Leucótee. Que debe estar en una espera interminable de que los dioses cambien su destino.

Un beso,

Maya

anamorgana dijo...

Hermoso poema y triste esperar a que algun dios cambie el destino, o los errores cometidos. Quizás es lo mismo. No entiendo mucho de poesía pero me gusta.
Un abrazo de anamorgana

Nicolás Bérqui dijo...

Porque eras dulce
como la piel de una manzana
mordí tu jugo
bebí tu carne
y te seguí.
te dejo de regalo unos versos improvisados y gracias por visitar mi blolg.
nico.

Angie Simonis dijo...

menos mal que sólo es poesía...
tanta espera inútil encoge el alma.
Es curioso cómo gozamos con la tragedia y cómo las historias que encontramos más bellas son las más dolorosas

Pedro dijo...

Hola Marta! Descubrí tu blog hace unos meses, curioseando entre todos los de nuestro pueblo compartido, y debo reconocer que me he unido a tu ya nutrido grupo de lectores asiduos.
He leído todo lo que has publicado y debo darte las gracias por hacerme gozar con tus palabras, aunque la poesía y la mitología me queden aún muy grandes.
Te invito a pasar por mi nuevo blog de pequeño escritor y a que, si te apetece, me des tu opinión sobre mis primeros textos.

Gracias de nuevo por desprivatizar tus palabras.

Marta Uma Blanco dijo...

Maya: Qué duro verse imposibiltada, negada para cambiar tu propio destino.
Encantada de que pases por mi casa, como siempre.
Un beso
Marta Uma

Marta Uma Blanco dijo...

Anamorgana: me gusta que te parezca hermoso el poema, y sí pienso que es triste depender de los demás para poder cambiar lo que no quieres.
Un abrazo
Marta Uma

Marta Uma Blanco dijo...

Nico: vaya, me regalas unos versos, gracias. Bienvenido a mi sitio.
Un abrazo
Marta Uma

Marta Uma Blanco dijo...

Angie: Tata, claro que gozamos con las tragedias. Recuerda lo que decía Aristóteles sobre su efecto catártico, su efecto purificador. Aunque él lo decía hablando de la tragedia, pero para el caso es lo mismo. Al contemplar esa intensidad de emociones el espectador -en este caso lector- tiembla inetriormente y se conmueve, dando lugar así a una purificación de su ser.
Ese regusto después de terminar una novela que te hace llorar a moco tendido, justo cuando dices, diosssssss qué bonitoooooo
Besos, tata
Marta Uma

sandritapao dijo...

Marta: qué bellos escritos... gracias por tu comentario, aunque había nombrado a la autora en la introducción, finalmente no quedaba tan claro que eran de ella, así que lo corregí...
Un beso, y sí, debiera intentarlo... sobre todo ahora que tengo un ánimo replegado por dolores del corazón...

Marta Uma Blanco dijo...

Pedro: Me he pasado por tu blog y lo que has escrito me ha gustado mucho. Muchas gracias por lo que dices de mis escritos, me hace mucha ilusión. ¿Has leído todo lo que he publicado en el blog? Me ruborizo, y me regocijo también.
Bienvenido seas, juntaletras, y no dudes en comentarme todo lo que te parezca. Un abrazo
MArta Uma

Marta Uma Blanco dijo...

Sanditapao: me gusta que te gusten mis escritos, a mí también me gustan los tuyos, luchadora. ¿Tu corazón está doliente? Escribe, escribe, escribe, porque la escritura es un bálsamo mágico que ayuda a cerrar heridas.
Un abrazo
Marta Uma

Sole dijo...

Ternura en su máxima expresión. La rutina quebrada, por la libertad del amor...hermoso!
Abrazos enormes!

Ana Maria Espinosa dijo...

Marta:

Me entusiasma tu blog.
Nos llevas a la Entrada de otra dimensión, llena de sensibilidad,
donde nos envuelve tu palabra
buen hacer y buen gusto.

Te seguiré visitando.
Gracias.