palabras privadas

DULCE SOLSTICIO


Beberé
de la magia de los fuegos
reflejados en tus ojos.

¿Recuerdas?
Solíamos danzar
descalzas,
sudorosas,
conjurando la luz
de un crepúsculo
tardón y perezoso.

Tu pelo se enredaba
con las hojas
que con paciencia de junio
urdió la Madre en tus cabellos.

Y al llegar la noche,
aroma a sal y leña,
reposabas tu cabeza
en mi hombro
y juntas escuchábamos
historias de los labios de La Vieja.

3 comentarios:

Como Pompas De Jabón dijo...

Gracias Marta por tu visita y tus palabras, la mitologia esta en el ondo cultural de mi tierra, del continente que nacio en las playas de Mediterraneo.
Muy buen fin de semana.

sibila dijo...

agradezco su visita, marta. le he dejado una respuesta.

Perséfone dijo...

precioso tata...
¡cómo hecho de menos nuestras danzas!